Voy a citar a una amiga que ya ha dicho esta frase varias veces: “el que piensa que los gatos son traicioneros es que nunca tuvo gato”. Los gatos muestran en todo momento lo que sienten, son totalmente transparentes. Pero son gatos, sus gestos y sus señales no son como las nuestras. Así que toca hacer el esfuerzo de comprenderles, que en realidad es un esfuerzo muy pequeño como veréis ahora, si es que queréis que tanto ellos como vosotros viváis en paz y alegría en casa…

La primera vez que vemos un gato podemos llegar a pensar que es incomprensible o que es hermético en cuanto a cómo se siente. Pero no es cierto. Viviendo un tiempo con un gato y prestando un poco de atención podemos ver que en realidad son como pequeños letreros luminosos andantes. Todo su cuerpo muestra señales inequívocas de lo que están sintiendo, si están felices o incómodos. Qué más quisiéramos los humanos ser igual de transparentes que ellos en este sentido, nos iría mucho…

Una cuestión importante antes de empezar es que un gato siempre muestra sus señales con todo el cuerpo, no solo con las orejas o no solo con los ojos. Es necesario leerlo en su conjunto… Puede que la cabeza está mostrando amistad pero su cuerpo empiece a señalar un cierto malestar… Cuando ese malestar crezca su cabeza también lo mostrará, pero lo importante es detectar las pequeñas señales antes de que eso suceda. Si no estamos atentos a esas señales, llegará un momento que nuestro gato nos muerda mientras le acariciamos. Y que nos preguntemos por qué, si parecía que le estaba gustando… Le estaba gustando hasta que empezó a dar muestras de que era el momento de parar… Así que vamos a analizar esas señales para poder entender qué necesita y qué siente en cada momento.

La cabeza

La cabeza es la parte a la que debemos prestar mayor atención ya que mostrará las señales más sutiles. Sus ojos, sus orejas, sus bigotes o simplemente cómo utiliza su cabeza puede ser determinante para entender su comportamiento.

Por ejemplo la cabeza alzada suele ser síntoma de relajación o interés, y si con ella nos da golpecitos o si además la restriega contra nuestra mano es un claro gesto de saludo. Al frotarse nos ha marcado olfativamente, lo hace con los miembros de su familia.

El gato suele mirar de una forma directa y con los ojos bien abiertos cuando se siente confiado y seguro. Los gatos no se miran directamente mucho tiempo, puesto que puede ser un síntoma de amenaza. Si nuestro gato nos mira de forma directa es que se encuentra tranquilo con nosotros.

Si nos mira de forma directa y cierra lentamente los párpados es una señal de cariño. Se llama beso de gato, y esperará que le respondamos de la misma manera.

Resultado de imagen de gato enfadadoRara vez entrecierran los ojos. Lo habitual es verlos así solo si el gato está enfermo o a punto de dormir. Aunque hay que recordar que un gato enfadado parecerá que ha fruncido el entrecejo.

Las pupilas de sus ojos se dilatan en los momentos en los que se encuentra excitado, ya sea porque se está divirtiendo mucho en un juego o porque está muy asustado. También en la caza. Sus ojos se amplían para conseguir más información de su alrededor.

Todos sabemos que los gatos son las mascotas más ilógicas e impredecibles. Quién sabe qué estará sucediendo en la mente de esos peludos. Sin embargo, los gatos tienen su lenguaje, y si lo aprendes podrás ententender mejor a tu...

Las orejas suelen acompañar a los ojos en sus muestras de cariño o de miedo. Son extremádamente móviles. Con 32 músculos que la controlan, pueden girar 180º. También pueden achatarse o colocarse en punta.

Cuando el gato está feliz y tranquilo sus orejas se encuentran hacia delante y hacia arriba, rectas. Además por su curiosidad se moverán hacia los ruidos que escuchen.

Resultado de imagen de gato enfadadoCuando están asustados o a la defensiva las aplanan. Es una táctica defensiva, por si va a pelear, minimizar las heridas que pueden recibir en ellas. Cuanto más hacia atrás se encuentren, más posibilidades de que ataque.

 

Los bigotes pueden tener tres posiciones:

  • Tiesos e inclinados hacia delante: Si se dirigen hacia delante es porque algo está llamando su atención. Cuanto más hacia delante se encuentren más tensión estará mostrando, incluso hasta el punto de poder llegar a atacar.
  • Relajados y hacia los lados: Es la posición normal si el gato se encuentra tranquilo y relajado
  • Hacia atrás, pegados a la cara: El gato no se encuentra bien. O está temeroso o enfermo. En cualquier caso necesita mensajes de tranquilidad por nuestra parte y tratar de determinar cuál es la causa.

Los bigotes o vibrisas no solo le sirven para comunicarse. También para su equilibrio, medir si cabe en un espacio o detectar corrientes de aire. Nunca deben cortarse. Podrían incluso dejar de caminar.

Resultado de imagen de bigotes gato  Resultado de imagen de bigotes gato enfadado

 

El cuerpo del gato

Tanto la cola del gato como la postura son claros indicadores de lo que está pasando por la cabeza de nuestro felino. En general, cuando más relajada y estirada sea su posición más tranquilo estará, y cuanto más encorvado más miedo o enfado estará mostrando.

Si además te da la espalda es que confía en ti totalmente y se muestra amigable. Cuando los gatos se conocen y quieren saludarse se dan la vuelta para que el otro pueda olerlos.

Sucede lo mismo si se tumba sobre la espalda y te muestra su barriga. Es una muestra de total confianza puesto que es su posición más vulnerable. Pero que te enseñe su tripa no significa que quiera que la toques. Hay algunos gatos que adoran las caricias allí pero la mayoría de ellos no lo hacen…

La cola también nos va a señalar el grado de amistad, miedo o inseguridad que siente. Para ello habrá que ver la altura a la que la tiene (cuanto más abajo, más inseguridad o miedo, la está protegiendo) y el movimiento, si es tranquilo o relajado o tenso y rápido. Y también si mueve solo la punta o mueve toda la cola. Y si llega a erizarse (parece que se infla) es que algo va muy mal…

Os dejo un gráfico que nos marca las posturas más habituales. Cuerpo y cola van de la mano en sus señales:

 

lenguaje-cola-gatos

 

Algunos ejemplos. Un gato tranquilo que se para a cuatro patas, con el cuerpo relajado y la cola a media altura inmóvil. Está tranquilo. El mismo gato empieza a mover la cola de lado a lado lentamente. Está pendiente de algo, seguramente un ruido, y está decidiendo si ir a investigar o quedarse.

Cuando llegamos a casa y nuestro gato viene a saludarnos su postura también es relajada pero su cola está hacia arriba (a veces con la punta un poco ladeada). Está muy contento de recibirnos, siente alegría, amistad. Si tardamos un rato en quitarnos el abrigo o nos entretenemos a mirar las cartas que han llegado se sentará a nuestro lado y la punta de su cola se moverá ligeramente, curioso a ver qué hacemos a continuación.

Nuestro gato estaba dormido y empezamos a acariciarlo. Vemos que pronto empieza a mover la punta de la cola lentamente, está pendiente de lo que sucede y quizá se está empezando a irritar. Seguimos y al poco es toda su cola la que empieza a moverse, está rígida y la mueve de lado a lado más bruscamente. No es el momento de parar, ese momento se nos ha pasado y el gato ya se ha enfadado bastante. De no parar el gato puede ser aún más claro en sus mensajes, obtendremos un arañazo. La próxima vez tendremos que vigilar más atentamente su cola para ver cuándo es el momento en el que las caricias pasan de ser algo muy agradable a algo que empieza a irritarle.

 

Más ejemplos, ahora con fotos

Vamos a ver un par de ejemplos con algunas fotos reales de gatos y luego algunas que tendréis que analizar vosotros.

Resultado de imagen de lenguaje ojos gatos

Este gato está mostrando terror y tensión y si se ve acorralado es posible que ataque. Su postura: cuerpo muy arqueado, orejas aplanadas y hacia atrás, cola erizada pero baja.

 

 

Resultado de imagen de lenguaje ojos gatos Este gato tiene también las orejas en posición de enfado, pero su cuerpo no muestra ni la décima parte de la tensión del gato anterior. No le está gustando las caricias o simplemente que le toquen (ahí, o de esa forma o de esa manera) y si se continúa terminará escapando (si puede), mordiendo o arañando.

 

Resultado de imagen de lenguaje ojos gatosResultado de imagen de gato sentadoDos gatos mostrando interés pero uno más asustado que el otro, ¿veis lo encorvado que está? Cabeza baja. Es muestra de sumisión, no quiere problemas.

 

Resultado de imagen de lenguaje ojos gatos

 

Un pequeño feliz, lo dice todo su cuerpo. Orejas hacia delante, bigotes hacia los lados, cabeza alta, cola erguida, cuerpo relajado… Confiado, amistoso…

 

Y ahora os toca a vosotros…

Gatete en la nieve: Cuerpo y cabeza bajos, orejas hacia delante, ojos abiertos, está enfadado? 

Resultado de imagen de gato acechando

Minigatetes: ¿Peleando o jugando, y cómo lo sabéis? (Por cierto, estos peques y la cuarta hermana, Mística, están en este momento en adopción en Madrid, gracias a la protectora ADAAC, que los acogió tras su abandono en un parque. Así que si os enamoráis de ellos podéis escribir a adopciones@adaacolmenar.org)

 

Grumpy cat: Realmente esta gata está enfadada?

Resultado de imagen de grumpy cat

 

Minileón: Asustado, sorprendido, o enfadado?

Resultado de imagen de gato asustado