A lo largo de 2016 en el observatorio formado por la Universidad Autónoma de Barcelona y la Fundación Affinity han recogido datos sobre abandono y adopción, y en estos días han publicado sus resultados. Os comento algunos datos que me parecen muy relevantes y que terminan expresando una enorme falta de educación y conocimiento animal.

Aunque en los últimos años se estaba produciendo una ligera disminución del número de casos de abandonos, este año parece haberse estancado. Se han abandonado nuevamente 137.000 animales. Además es importante ver que la reducción se ha debido a un menor abandono de perros. El dato de abandono de gatos es totalmente estable en los últimos 5 años, 33.000 abandonos. Estos datos tienen en cuenta solo los animales recogidos/entregados en protectoras participantes en el estudio y refugios (perreras). No se contabilizan los animales encontrados muertos ni los recogidos por asociaciones o particulares que no participaban.

03

El 20,6% de los perros recogidos por refugios y protectoras de animales fueron devueltos a sus propietarios, 5 puntos menos que el año pasado. Solo el 3,6% de los gatos recogidos fueron devueltos a sus propietarios, al igual que en los últimos años. ¿Y por qué puede haber un número tan bajo de devoluciones de gatos? La respuesta es sencilla: La gran cantidad de gatos nacidos en las calles y que de los caseros, solo el 2% de los gatos (frente al 29% de los perros) llega con chip a pesar de que es obligatorio en varias comunidades, por lo que aunque el gato se haya perdido no es posible encontrar a su familia.

 

Cita del estudio: “Sea como fuere, estas cifras todavía están muy por debajo del total de animales identificados en nuestro país, que según estimaciones de Affinity asciende al 85% de los perros y al 34% de los gatos. Si tenemos en cuenta que identificar a un animal de compañía es uno de los principales indicadores de tenencia responsable, nuestros datos sugerirían que el abandono de animales de compañía tendría que ver, al menos en parte, con un fracaso en mantener las obligaciones y compromisos que implica convivir con un animal de compañía.”

 

¿Es cierto que los animales se abandonan en verano?

05

Con los gráficos que muestra el observatorio parece que el abandono se produce todo el año. Revisando los datos por separado, el abandono de gatos sube mucho en el segundo cuatrimestre del año, coincidiendo con la época de cría. Uno de los motivos importantes de abandono de animales de compañía son las camadas no deseadas a pesar de existir tantísima información sobre la esterilización y sobre la poca esperanza de vida que tiene un animal casero abandonado.

06

La esterilización es una estrategia fundamental para prevenir el abandono de animales de compañía.

 

¿Por qué otros motivos se abandonan a los animales?

Hay que tener en cuenta que los motivos analizados los aporta la persona que lleva al animal al centro, que no siempre es el propietario y que puede no indicar toda la verdad (para algunos da mejor imagen indicar que es un problema económico a que se han cansado del animal, por ejemplo).

08

 

Si el abandono por camadas no deseadas es abrumador no lo es menos la cantidad de abandonos por problemas de comportamiento. En la mayoría de esos casos el problema de comportamiento está producido por una incorrecta educación, o carencia de ella, o falta de entendimiento con animal (entender como comportamiento agresivo un juego no controlado o un problema de miedo).

El 12% relacionado con el fin de la temporada de caza sigue indicando de forma clara que los perros, como las escopetas, son solo objetos temporales para estas personas.

Ese 1% de miedo a contraer toxoplasmosis en un embarazo vuelve a ser nuevamente falta de conocimiento, dado que es realmente difícil que pueda contagiarse a través de un gato, obviando otros medios de contagio mucho más habituales.
Habrá que trabajar más la información viendo estos datos…

 

¿Y qué pasa con ellos cuando llegan al refugio?

Un 12% de estos animales no han salido del refugio. Pasan de tener una casa a vivir con otros animales desconocidos, ruidos desconocidos y personas que van y vienen, en unos pocos metros cuadrados. Además, muchos de los animales que llegan a un refugio caen en depresión o ansiedad, lo que puede llevar al sacrificio “por no ser adoptables”. En el caso de los gatos, se ha eutanasiado un 13% de los gatos que llegaron al refugio (¿se puede seguir usando la palabra refugio si hay sacrificio de animales?) a pesar de que muchos de ellos podrían ser recuperables con paciencia, cariño y un hogar.

04

07

De ese 40% de adoptados, la cuarta parte se produce en otros países. Es decir, los gatos encuentran un hogar no en España sino en el extranjero, donde la cultura de la adopción y el cuidado de los animales está mucho más arraigada que aquí.

El tiempo medio que el animal permanece en ese refugio o protectora es mucho mayor en adultos que en cachorros. Según el estudio, los cachorros duran allí una media de 2 meses y los adultos, 8. En estadística la media es el valor más utilizado pero no siempre el más representativo. Si dos cachorros salieron adoptados el mismo día que llegaron y uno se pasó allí medio año, la media indicará que los cachorros pasan allí dos meses. Hay valores más explicativos como la moda (el valor más repetido). Personalmente, me gustaría revisar estos datos pero no parece que sean accesibles. Quizá en los próximos años…

 

Existe la idea equivocada de que un animal adulto no se integrará a su nueva familia o de que ya no podrá ser educado de forma efectiva. Es importante pues desarrollar campañas de información a los adoptantes sobre la conveniencia e incluso las ventajas para la convivencia que en muchas ocasiones supone la adopción de un perro o un gato ya adulto.

 

En cualquier caso, no todas las personas que fueron a adoptar un animal en estos centros finalmente lo hicieron. Un 29% inició el proceso o mostró interés pero finalmente no realizó la adopción.

09

Yo no lo voy a expresar mejor que la gente que ha realizado el estudio:

Para muchas personas el aspecto físico en general y la raza en particular siguen siendo criterios importantes a la hora de adoptar un perro o un gato. Sin embargo, la raza no garantiza ni mucho menos un determinado perfil de comportamiento. La adopción de un animal de compañía debe hacerse siempre tras un profundo proceso de reflexión, centrado en el impacto que la llegada del animal tendrá en la calidad de vida de la familia. En este sentido, un estudio de la Fundación Affinity llevado a cabo en España en 2015 indica que a la hora de elegir un animal de compañía, sólo en un 21% de las ocasiones se tienen en cuenta sus necesidades y el estilo de vida del propietario.

 

Un 21%… Normal que luego haya abandonos porque se cansan del animal si una de las principales cuestiones para elegirlo ha sido estético… Esto no es un cambio de color de pelo pero parece que algunos lo siguen eligiendo de forma similar…

Otro dato importante es ese 12% de personas que piensan que adoptar es caro. Dos cosas para decidir si es caro o no:

  • Un animal que se adopta ya tiene las vacunas, la esterilización, el chip y se han tratado enfermedades, además de alimentarle durante ese tiempo. El coste de la adopción no cubre esos datos en absoluto.
  • Si se piensa en el gasto que va a tener el animal de medicinas, alimento, juguetes… El coste de la adopción comparado con todos esos años es tremendamente irrelevante. Ser reacio a abonar esta cantidad puede ser un indicativo de la calidad de vida que iba a tener el animal después…

 

Pero aunque la adopción se produzca, no es garantía de nada. Casi un 8% de animales adoptados se devolvieron, un 25% más que el año anterior, y la mayoría en el primer mes tras la adopción.

11

La tercera parte se abandonó por el comportamiento del animal. Un animal abandonado que pasa a un refugio y a continuación a una casa necesita un tiempo de aclimatación. Recuerdo el caso de una protectora que se quejaba porque a las 24 horas de adoptar a un perro lo devolvieron porque ladraba.

Un 15% se dio cuenta de que tener un animal en casa conlleva una responsabilidad, o es mayor de la esperada. Y un 8% más tiene falta de espacio o tiempo, y un 2% “caída del entusiasmo de los niños”. ¿Entonces no conocían las necesidades del animal que adoptaban antes de decidirlo? ¿Qué imagen pensáis que transmiten estas devoluciones? De nuevo, una falta de conocimiento y responsabilidad muy grandes. Y la consideración de que una adopción de un ser vivo es como comprar unos zapatos, que se pueden cambiar, devolver o tirar a la basura.

10

Creo que es más que obvia la necesidad de que una adopción conlleve un curso educativo sobre las necesidades y responsabilidad de la adopción de un animal. La realización de este cursillo puede llegar a disipar la decisión de algunos adoptantes pero si previene el abandono (un segundo abandono) de estos animales o mejora su calidad de vida en el nuevo hogar puede que deba priorizarse vista la falta de educación existente.

Este cursillo o educación previa no se está realizando en la actualidad desde los refugios (me consta que sí hay muchas protectoras que dan información previa a la adopción, no me consta ningún caso de perrera que lo haga) simplemente por el objetivo con el que se crean y su funcionamiento. Una protectora es una asociación sin ánimo de lucro que se mantiene gracias a la aportación de voluntarios y donantes y que se dedica a buscar un hogar responsable para sus animales, a los que mantiene si es necesario durante toda su vida (sacrificio cero). Una perrera (llamada refugio en este estudio) es una empresa que consigue una subvención del gobierno local por recoger animales pero a los que no se les pide responsabilidades sobre sus tasas de adopción, ni el trato que se les da, ni se les pide que eduquen o se aseguren de que el adoptante será responsable, ni se controla el cumplimiento de la obligación de ponerse en contacto con los dueños si el animal porta chip (y que no siempre hacen por tener “demasiado trabajo”) ni se les pide que mantengan vivos a los animales adoptables, por lo que se sacrifican por razones peregrinas como la falta de espacio animales sanos (incluso cachorros) que podrían encajar perfectamente en un hogar. Esta visión empresarial de la gestión de seres vivos ha llevado en los últimos años a varias denuncias por el mal trato dado a los animales, e incluso el cierre de algunas perreras y el traslado de esos animales a otras perreras igualmente saturadas. Aunque en algunos casos algunas asociaciones protectoras han conseguido la gestión de estas perreras la concesión no tiene por qué mantenerse en el tiempo ni es un número de casos elevados. Quizá la educación sobre el trato a los animales debería empezar por cambiar a los responsables de la gestión de estos animales.

Para terminar voy a copiar algunos datos más que me parecen llamativos que da el estudio sobre el papel de las protectoras en la gestión de animales:

El 44,3% de las entidades que han participado en este estudio gestionan de forma regular colonias felinas (es decir, las protectoras; un refugio no gestiona animales que no esté en sus centros). La media de colonias de gatos a cargo de cada entidad es de 28,5, con una media a su vez de 14,8 gatos por colonia.

La gestión de colonias felinas es una de las tareas más importantes llevadas a cabo por las entidades de protección animal, que no siempre es adecuadamente reconocida. En este sentido, un estudio realizado en Barcelona por la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud de la Universidad Autónoma de Barcelona sugiere que una buena parte de la ciudadanía desconoce la existencia de colonias felinas controladas, pero muestra una actitud positiva hacia ellas. Este hallazgo es particularmente interesante si tenemos en cuenta que en el año 2016 se censaron 704 colonias felinas controladas en la ciudad de Barcelona.

infografia-estudio-de-abandono-y-adopcion-2017

Podéis descargar las conclusiones del observatorio en esta dirección.