A pesar de que desde hace años es obligatoria la identificación de los gatos por chip en la mayor parte de comunidades autónomas, aún hoy pocos se identifican. Nuestro gato es posible que sea casero, pero seguro que todos hemos pasado por un instante en el que al entrar en casa se escapa a las escaleras o sale al jardín y salta la valla. En caso de encontrar al gato el Seprona, los veterinarios y las protectoras podrán acceder a nuestros datos y tienen la obligación de avisarnos de que ha sido encontrado, por lo que podremos recuperarlo y llevarlo de vuelta a casa. Pero si el gato lo encuentra una persona que quiere darle un hogar definitivo y el gato no está identificado podrá hacerlo. Es decir, que aunque lo encontremos no tendría la obligación de devolvérnoslo. Aún puede ocurrir un caso peor. Si el gato va a un centro de recogida y no tiene datos de identificación pueden sacrificarlo. Deben cumplir un plazo pero en función de lo llenos que estén (ahora mismo, desbordados) y cómo llegue el gato (probablemente muy nervioso, bastante asustado e incluso en malas condiciones físicas) pueden decidir que este plazo sea apenas de unas horas. Y todo esto se podría solucionar por unos 30 euros, que es lo que viene a costar la implantación. Si aún no le habíais puesto el chip es para planteárselo de nuevo, ¿no os parece?

Todo esto lo explicó muy bien La gatoteca hace ya tiempo: Le identifico porque le quiero