Cuando comienza a hacer frío o llueve los gatos callejeros buscan sitios cálidos donde resguardarse. Los más habituales son los motores y ruedas de los coches, especialmente para las crías. Si el motor se arranca, el gato puede asfixiarse, morir por el calor producido o caerse y morir atropellado. Para evitarlo es importante golpear o levantar el capó, golpear los bajos o tocar el claxon para que el gato salga. Puede asustarse y quedarse quieto, así que es aconsejable esperar unos minutos antes de arrancar y escuchar por si oímos movimiento. Estos consejos pueden salvar vidas.

Más info en Mascothouse

Imágenes sacadas de Google images