Durante Halloween las protectoras restringen la adopción de gatos negros y blancos, ya que todavía existen grupos que los utilizan esos días para sacrificios y rituales de magia negra y magia blanca.