La lipidosis hepática felina, también conocida como el síndrome del hígado graso felino, es una enfermedad grave que afecta a gatos. El gato enfermo sufre una serie de alteraciones en su cuerpo que producen un mal funcionamiento en el metabolismo hepático de las grasas. Causa un daño importante al hígado y por la gravedad y rapidez con la que se produce, tiene un alto índice de mortalidad. Si el gato no recibe un tratamiento dietético agresivo o el diagnóstico es tardío, el índice de mortalidad alcanza el 90%.

No es infecciosa, y se presenta generalmente en gatos obesos caseros (tienen poca actividad física) que dejan de comer de forma prolongada. La falta de apetito suele producirse por estrés principalmente, aunque también puede haber otras causas (por ejemplo una dieta demasiado rígida, dolor en gatos ancianos, gastroenteritis o incluso el cambio a una comida que le guste menos). Y la lipidosis puede ser la enfermedad principal o un síntoma (o consecuencia) de otra enfermedad existente como diabetes o un linfoma. En este segundo caso se encuentran un 85% de los gatos con lipidosis, y su pronóstico es peor.

Simplificando, al dejar de comer el cuerpo moviliza las grasas que tiene en sus reservas hacia el hígado, pero por una falta de nutrientes, no es capaz de sintetizarlo bien y se le acumula el trabajo. La bilirrubina, que no es muy saludable, circula en valores altos por el organismo. El aumento de lípidos en el hígado provoca retención de bilis y en consecuencia, la insuficiencia hepática. A continuación se produce una pérdida de peso, deshidratación, se agrava la anorexia… Se convierte en un círculo del que el gato no es capaz de salir por sí mismo.

¿Qué se puede hacer?

Lo primero que debemos hacer es mantener una serie de medidas preventivas para evitar que se produzca. Prevenir la obesidad, no alimentarle únicamente con comida húmeda (a menos que por las características del gato o por algún tipo de enfermedad requiera comida húmeda únicamente), vigilar que las pérdidas de peso se produzcan con lentitud y siempre vigilar que el gato come. Una enfermedad o el calor del verano pueden producir que coma menos, pero si deja de comer totalmente o se prolonga puede ser un síntoma de algo más.

Si pensamos que el gato puede estar sufriendo una lipidosis, el diagnóstico como siempre deberá realizarse por un veterinario, que realizará análisis de sangre, ecografías o biopsias. Aunque hay un síntoma muy evidente e impresionante que puede ponernos en alerta. Las mucosas del gato y su piel se tornan amarillas o naranjas.

thyx8bh

Otros síntomas a controlar son la deshidratación, el adelgazamiento, la pérdida de músculo pero manteniendo la grasa abdominal, mirada perdida, vómitos, salivación y en su carácter, una depresión ligera. Pero el color amarillo es un síntoma clave de esta enfermedad, que ya se encontrará en estado avanzado. Si sospechamos que se está produciendo este síndrome es vital llevar al animal al veterinario de forma urgente.

¿Cómo se produce la curación?

En dos fases. En la primera se intenta estabilizar al gato durante las primeras 48 horas. Se trabaja en corregir los déficits en sangre, falta de nutrientes e inciar la funcionalidad renal. Tratar la deshidratación y que comience a alimentarse es básico, y para ello es posible que el gato necesite una sonda directa al estómago o un tubo al esófago para que ingiera la comida (en este punto el gato no puede ni quiere comer). Se administra una dieta alta en proteínas sencillas de digerir e hipercalórica.

Una vez estabilizado se tratan las enfermedades que se hayan podido producir a consecuencia de la lipidosis o la enfermedad que haya producido esta lipidosis, además de seguir controlando la alimentación. La sonda o tubo se mantienen hasta que el gato es capaz de alimentarse por sí mismo. Y en todo momento se vigila que el gato no vomite.

Tras detectar el síndrome, la curación suele ser alta si se inicia el tratamiento adecuado. Lo más importante en esta enfermedad es poder detectarlo a tiempo.

Hace unos días una compañera de Gatólicos pasó por esta situación con su gato. En su caso, el diagnóstico y tratamiento no fueron inicialmente todo lo eficaces que desearíamos. Contó su experiencia para que conociéramos el proceso y ha tenido el detalle de contestar a algunas preguntas para que podamos estar informados si nos encontramos en esta situación. Muchas gracias Lady por esta información, es realmente útil conocer un caso de primera mano y saber qué hacer si nos encontramos en la situación. Me alegro mucho de que Linda se haya recuperado, la historia es angustiosa.


 

Hola a tod@s!!

Seguro que os habréis preguntado dónde he estado y por qué no he estado por aquí y, entre otras cosas,
es por lo que comento en el título de este post. Linda se puso muy muy enferma con una Lipidosis Hepática bastante grave.
Casi se la lleva pero al final lo hemos controlado y a pesar de que aún queda camino por recorrer, su vida ya no corre peligro. Os cuento:

En primer lugar quiero decir que a pesar de que mis peques estaban comiendo Applaws, esa no ha sido la causa (nota: se refiere a los cambios de producción del pienso que han producido algunas intolerancias recientemente), sé que a muchos os ha asustado lo que están haciendo pero no es por eso. El resto de gatos están perfectos y sospechamos que en el caso de Linda algo tuvo en la garganta y comió menos de la cuenta hasta que e puso mala, pero lo malo de esto es que le pasó en pocos días, cosa nada habitual.

Noté que durante un par de días en el comedero sobraba un poco de comida, más de la habitual pero nada alarmante porque eran un par de días y además hacía calor. El caso es que Linda amaneció vomitando un día, pronto por la mañana vomitó una sola vez y era un poco amarillo el vómito, pensé que era bilis y ahí lo dejé, porque durante el día no se volvió a repetir. A la mañana siguiente de nuevo volvió a vomitar una vez y como también era amarillo llamé a la vete y le mandé una foto, pero me dijo que no me preocupara en exceso si sólo era uno y si Linda tenía buen ánimo. Como así era pues lo dejé pasar.

Al tercer día lo mismo, la oigo vomitar por la mañana y enciendo la luz, cuando la miré la ví que estaba amarilla en las mucosas (ojos, encías, orejas…) Así que nos fuimos al vete y le hicieron una analítica en la que dio los valores del hígado por las nubes. Mientras os pongo fotos de cómo estaba Linda aquel día para que si os pasa podáis verlo, aunque se ve de sobra.

Esta es la oreja de Linda, al ser blanca y tener poco pelo en las orejas se veía muy bien

r1ud4db

Aquí podéis ver las encías:

6olavyj

Y aquí os pongo dos fotos, la primera es del vómito que le mandé a la veterinaria. Es verdad que hay gatos con la bilis muy amarilla pero si veis algo como esto no lo dejéis pasar, la segunda es del pis de Linda, mi pobre…

jwm6o0n

zsk8hew

En el veterinario me dijeron que la alimentase como fuera, porque nada más ponerse amarilla ya no quería comer, así que me dieron NUTRIBOND para alimentarla con eso hasta que se le pasara. ERROR!!!

El Nutribond no alimenta, es un complemento al que a algunos gatos les abre el apetito, yo esto no lo sabía así que con jeringuilla la iba alimentando y ofreciendo de todo lo que se me ocurría, pero no comía nada y cada vez peleaba más contra nosotros a la hora de las jeringuillas. Pasados unos 10 días de ir al veterinario y ver que no es que no hubiera mejorado, si no que había empeorado notablemente, llamé a Ptraci para pedirle información acerca de la sonda esofágica que ella estuvo usando con Tufla y después llamé a la veterinaria para que le pusieran esa sonda a Linda.

La sonda esofágica se pone obviamente por el esófago y es un poco más gordita que la que se pone en la nariz, así que hay menos peligro de que se atasque y es más fácil de usar y manejar. El caso es que llamé a la clínica y les pedí que se la pusieran a Linda porque la veía morirse poco a poco cada segundo que pasaba y se negaron. Me dijeron que las cosas no se hacían así y que no la iban a sondar si no la dejaba ingresada, pero que en el estado de Linda ingresarla no era buena opción.

Así que después de una angustia y una llorera monumental llamé a la Clínica Abril, en León. Es la clínica donde trataron a Castiel de lo de sus cristales, donde operaron a Chi de la boca y la castraron, donde trataron a Dante de su pancreatitis… En fin, que les debo la vida de todos mis gatos y de algunas de las cobayas xDD Así que los llamé, les conté lo que pasaba y me dijeron que fuera al día siguiente una hora y media antes de la hora de apertura de la clínica para atenderme bien y hacer lo que hubiera que hacer.

Así que allá nos fuimos, una hora en coche con Linda prácticamente inconsciente la mitad del camino porque no tenía fuerzas para nada.
llegamos allí y la veterinaria flipó con cómo estaba Linda, pesaba 3.9 kilos (su peso antes de empezar a vomitar y así era de 5.2 o 5.3 aproximadamente, hacía tiempo que no la pesaba pero como en verano siempre adelgaza un poco y pesaba 5.5 pues eso le calculo yo). Le repitieron las analíticas y me dijeron varias malas noticias que enumero abajo:

1. Linda tenía una anemia bastante fuerte, mientras que en la analítica de donde yo vivo no le había salido anemia. Conclusión: Linda llevaba 10 días muriéndose de inanición porque el Nutribond no alimenta. 

2. Me preguntaron qué tal estaba el páncreas y les dije que no se lo habían mirado en la clínica de aquí, así que se lo miraron. Resultado: Pancreatitis leve.

3. Le hicieron un análisis de pis porque estaba muy amarilla y eso puede provocar cristales de bilirrubina en la orina. Resultado: Positivo a cristales.

4. En la analítica del hígado los valores daban “mejor” y lo pongo entre comillas porque los valores efectivamente eran más bajos pero Linda estaba peor, eso sólo podía significar una cosa: A Linda ya prácticamente no le quedaba hígado vivo que se pudiera seguir destruyendo.

5. Le hicieron una punción del hígado para ver cuánta cantidad de grasa había y os juro que era muchísima, lo miraron con el ecógrafo y la pobre Linda era todo hígado, no se veía otra cosa….

Así que con esa guisa la anestesiaron con todo el miedo del mundo para ponerle la sonda en el esófago y poder alimentarla yo en casa. Os dejo fotos donde se puede ver cómo estaba ahora de amarilla mi pequeña y cómo es la sonda, además de una radiografía donde se ve el hígado y la sonda puesta.

Foto de la oreja por dentro y parte del ojo:

3ocjvi9

Foto de la sonda y de la piel del cuello, no es betadine no, es que la raparon y eso amarillo es su piel:

e83tlsp

Foto de su carita y parte del cuello, se puede ver que está muchísimo más amarilla que en las fotos anteriores:

Foto de la radiografía, casi todo lo blanco de la derecha es hígado…

6ki4p8u

Así que con este percal prácticamente no había nada que hacer, me dijo la vete que siendo optimista no había mucho que hacer por mi pequeña y que era muy muy muy difícil que saliera adelante, pero como le enseñé un vídeo de Linda haciendo la croqueta pues me dijo que había que intentarlo, que la propia Linda nos diría si quería seguir o no, pero que había que intentarlo al menos unos días. Por mi pequeña lo que sea.

Los siguientes días fueron un infierno…. Gente diciéndome que era una mala persona por mantener viva a Linda, que la estaba haciendo sufrir por egoísmo propio… En fin… Eso sumado a que había que darle la papilla por la sonda cada dos horas pues lo hacía cada vez peor por la falta de sueño…

Ademá al llevar tanto tiempo desnutrida llevó a que no tuviera enterocitos. Son los encargados de digerir así que Linda no estaba digiriendo la comida que le dábamos, por suerte Pequemiau nos trajo más medicación para Linda y al par de días empezó a digerir y a hacer caca de nuevo. Después pasamos a la papilla cada 4 horas y ahí pues un poco mejor, pero Linda seguía sin comer nada por ella misma, sólo quería estar en el baño tumbada en el plato de ducha y ahí la dejábamos estar.

Volvimos al veterinario a coserle la sonda porque se le digirieron los puntos y le repitieron analítica de sangre donde se vió que ya no había ni anemia ni pancreatitis, pero aún no estábamos fuera de peligro. Seguimos con la papilla y tratando de que comiera.

El día 15 Linda por fin empezó a comer un poco, apenas nada pero ya era un avance y yo pillé una llorera de la emoción que no os lo imagináis xDD. El 17 volvimos al vete para ponerle más antibiótico por le tema de la sonda y le repitieron la analítica del hígado, vieron que estaba muchísimo mejor y me dijeron que Linda ya no corría peligro! Ya no estaba en riesgo de morirse en cualquier momento y eso es muy buena noticia. Además como ya comía algo pues mejor aún.

Me dijo la vete que cada vez le diera menos papilla y le ofreciera cosas ricas para comer, me dió un montón de latas de bebés y cosas así (porque las recovery y de ese estilo pasa del tema) y siguió comiendo hasta que empezó a comer pienso, pero sólo quería del urinary que siempre tengo en casa por si Castiel tiene una recaída. Así que eso es lo que le estoy dando ahora, que como tenía cristales pues seguro que mal no le viene xD.

Poco a poco la estoy intentando convencer de que coma pienso del normal, compré el porta azul para cambiarles, porque me asusté yo también un poco con lo de applaws y demás, pero nada, no lo quiere tampoco xDD. Asi que nada así estamos por ahora, con latita, pienso urinary y muchos muchos mimos!!

La vete me explicó cómo quitarle la sonda a Linda desde casa, para no tener que volver a hacer dos horas en coche cada vez que teníamos que ir a algo, pero el día 22 Linda decidió que era hora de quitarse la sonda y no sé cómo lo hizo pero entré en la habitación y tenía la sonda totalmente fuera, tenía el vendaje puesto y la sonda enrebujada en el vendaje pero toda fuera del cuerpo xDD

Así que nada, le hicimos la cura, y ahora lleva todos estos días sin sonda, comiendo cada vez más y mejor de lo que ella quiere y esperando a que empiece a comer comida normal para no tener que dividir piensos más tiempo xDD

En fin, que sé que os he soltado un tocho de la virgen aquí, pero lo menos que podía hacer después de estar tan desaparecida era daros una explicación y daros los máximos detalles posibles del proceso por si a alguien le pasa (que espero que no) no le pase como a mí, que casi pierdo a Linda si no llega a ser por que me fui a mi clínica de siempre….

Ahora Linda está hecha una campeona y prometo poneros fotos prontito cuando podamos quitarle el vendaje del cuello y recupere un poco el pelito, que ahora está rapada por todas partes jajaja, lo que sí os pongo son fotos de la última vez que estuvo en el veterinario para que veáis lo contenta que andaba por allí, son fotos que publicaron en el face de la clínica 🙂

Me voy a cotillear el parque, que vosotros me aburrís!

dbxca9r

Cómo que no me quitáis la sonda?? (Pues ya me la quitaré yo en un par de días, por listos)

kgrilkd


Y algunas preguntas más que Lady ha tenido el detalle de contestar para Miblogdegatos:

¿Habías visto antes un caso de Lipidosis en gatos? Conociendo tu caso hay que decir que lo detectaste rápido…

Pues nunca había visto ninguno de cerca, había leído alguna cosa y sabía de algún caso, pero como que me era muy lejano el tema, no sabía casi nada.

Se supone que el 90% de los gatos que la sufren tienen algún grado de obesidad. ¿Qué tal el peso de Linda?

Pues Linda siempre ha sido una gata muy grande, su peso son sobre los 5 kilos y casi siempre pesaba entre 5 y 5.7, pero había ido perdiendo poco a poco hasta los 5.3 kilos que pesaba antes de ponerse enferma.

¿Cuándo (o cómo) te das cuenta de que el tratamiento de tu veterinario no está funcionando? También te digo que alabo el que tuvieras la cabeza fría para evaluar lo que estaba pasando y decidir que tienes que cortar ese tratamiento y buscar una alternativa. En ocasiones cerramos los ojos y confiamos totalmente en un profesional y lo son, pero a veces se equivocan. Debemos ser capaces de analizar en todo momento si estamos dejando a nuestro gato en las mejores manos.

Me di cuenta de que algo no iba bien cuando llevábamos unos 4 o 5 días de tratamiento, la gata no paraba de perder peso, y cada vez se resistía más a que le diéramos el Nutribond, pero a la vez tenía cada vez menos fuerza, era realmente como si se estuviera dejando morir…. Llamé a la veterinaria y le dije que nos costaba mucho alimentarla y nos dijo que le diéramos lo que quisiera, pollo, atún, jamón… Pero no quería nada y ya decidimos probar otro tratamiento.

¿Has vuelto a hablar con ese veterinario tras la curación de Linda?

Sí, volví para decirle que al final había ido a otro veterinario a que le pusieran la sonda porque si no se me iba a morir y me dijo que ya lo había visto por Facebook, porque en el otro veterinario le sacaron fotos a Linda y yo lo compartí. Me dijo que se alegraba mucho de que estuviera mejor y aún tengo pendiente escribirle un correo con todo el proceso del otro veterinario, pruebas y demás para que pueda aprender de ello y mejorar su actuación en otros casos similares.

En tu caso concreto, ¿la lipidosis se ha producido a causa de otra enfermedad? 

Es cierto que muchos dicen que la lipidosis se produce por dejar de comer del todo, pero no siempre es así, en el caso de Linda nunca dejó de comer. Creemos que lo que le pasó a Linda fue una triaditis (inflamación conjunta del intestino, el páncreas y el hígado) y al ponerse tan malita no quería comer. Nosotros la obligábamos con el Nutribond pero como eso no alimenta perdió mucho peso en muy poco tiempo (que es por lo que se dice que los gatos gordos tienden a sufrir esto, porque se les pone a dieta y adelgazan muy rápido) así que nos tememos que la lipidosis fue un efecto secundario de la triaditis y del mal tratamiento, pero es algo que no podemos comprobar al 100% ya que no se le hicieron las pruebas oportunas el primer día que la llevamos al veterinario, aunque los veterinarios están casi seguros de que fue eso, ya que una lipidosis no se produce en tan poco tiempo.

¿Qué cambiarás de tu forma de actuar si vuelves a encontrarte en esta situación?

Pues cambiaría el tratamiento. Ante un caso como el de Linda, tendrían que haberle mirado lo primero el páncreas, hacerle una ecografía, una placa y una punción del hígado a ver si está graso o no (así se confirma que es lipidosis hepática). Y una vez confirmado que es una lipidosis lo más importante en el mundo es ponerle una sonda al gato inmediatamente. El fallo de mi primer veterinario fue no darme esa opción de primeras y negarse a ponerle la sonda cuando yo se la pedí. Ahora sé que si no llegan a ponerle la sonda a Linda mi pequeña ya no estaría conmigo.

¿Algún consejo para evitar que nuestros gatos sufran un caso similar?

Lo único que se me ocurre es vigilar bien el pis y las mucosas de los gatos, el pis de Linda se volvió amarillo al igual que sus ojos, nariz, encías… Al principio es muy leve, pero se nota. También se ve mirando las orejas por dentro. Además también debemos evitar que nuestros peques se queden sin comida o que pierdan peso muy rápido. Pero esto es una lotería y puede pasarle a cualquiera, lo importante es saber detectarlo lo antes posible.

Y lo importante, ha pasado dos semanas desde que dejó de correr peligro su vida, ¿qué tal está Linda? Está totalmente recuperada? Va a tener mayor predisposición a pasar de nuevo la enfermedad o ya puedes olvidarte?

Linda ahora está muchísimo mejor, está comiendo como una bestia, aunque le está costando un poco coger peso se la ve muy animada, juega, corre, salta, hace la croqueta como una profesional.. jajaja. No está totalmente recuperada porque aún está un poco amarilla, ya que eso tarda mucho en desaparecer del todo, pero vamos por buen camino y tenemos revisión a mediados de septiembre. Me han dicho que no pueden asegurarme que no se vuelva a repetir porque ha sido idiopático (no se sabe la causa) entonces que puede volver a pasar o puede morirse de vieja sin volver a tener un solo problema de hígado. Yo sólo espero que todo se quede aquí y no se repita!

Y una última pregunta. Seguro que como yo opinas que para nuestros gatos cualquier gasto que sea necesario se hace sin dudar, pero el factor económico está ahí y más en época de crisis. ¿Puedes contarnos más o menos cuánto ha costado el tratamiento y las pruebas?

Pues la verdad es que el tema económico es algo muy a tener en cuenta, porque ha sido muy caro (al menos para mi bolsillo xDD) En el primer veterinario me dejé unos 80-100€ entre la analítica, la consulta, el Nutribond y la medicación para el hígado, además de la que le pincharon en la consulta.

En el segundo veterinario me dejé unos de 400€ entre la sonda, todas las pruebas que tuvieron que hacerle, medicación, papillas y demás. He de decir que hubiera sido muchísimo más caro pero mis veterinarios se portaron superbien conmigo y me hicieron todo el descuento que pudieron y además me dejaron pagarlo a plazos. Estoy muy agradecida con ellos porque han salvado a mi pequeña y me han facilitado mucho las cosas en cuanto a lo que es el dinero.

La clínica donde le salvaron la vida a Linda se llama Clínica Abril, está en León y la atienden unos profesionales como la copa de un pino, siempre están a la vanguardia de todas las novedades veterinarias y son muy buenos en lo que hacen. Han tratado a todos mis gatos y cobayas y no podría estarles más agradecida por todo lo que han hecho por mi familia peluda y por mí.

 


Como siempre os dejo alguna otra fuente para que podáis leer sobre esta enfermedad. En este caso, son enlaces de artículos veterinarios, más bien técnicos.

http://argos.portalveterinaria.com/noticia/1431/articulos-archivo/lipidosis-hepatica-idiopatica-felina.html
https://revistas.ucm.es/index.php/RCCV/article/download/RCCV0707230490A/ (es un pdf que se descargará al ordenador, de la revista digital de la UCM)
http://www.seleccionesveterinarias.com/es/articulos/medicina-felina/lipidosis-hepatica-felina-la-anorexia-es-una-urgencia-en-gatos-obesos