La nariz de cada gato, al igual que nuestras huellas dactilares, es única. Sus hendiduras y la imagen que crean sus almohadillas forman un patrón particular e irrepetible.

Imagen extraída de aquí.