Dos amigas canadienses encontraron estos dos hermosos gatos cuando eran cachorros. Los quisieron llevar al refugio pero estaba cerrado, y como tenían planeado salir al día siguiente en un viaje corto en canoa decidieron llevarse a los gatitos. Desde entonces los gatos les acompañan en todos sus viajes, ya sea una excursión por el bosque, un viaje naútico o incluso un paseo por la nieve. Y cada uno ha desarrollado sus propias preferencias: uno prefiere las caminatas mientras su hermano prefiere los viajes en canoa. Podéis seguir la historia de estos gatos aventureros en su blog, que actualizan en cada viaje,  o su instagram.

bolt-y-keel-8