Gracias a sus habilidades de caza y supervivencia, los gatos salvajes africanos fueron los primeros encargados de controlador las plagas de los primeros agricultores, hace 10.000 años