Aunque muchos de nosotros tenemos en casa plantas que nos alegran la vista y que nos resultan inofensivas, cuando introducimos un gato debemos ser conscientes del efecto que pueden causarle. Aunque hayamos pasado un tiempo acostumbrando a nuestro gato a que no se coma las plantas, hay que tener en cuenta que situaciones como estar aburrido o estar nervioso por la falta de espacio o incluso la falta de juego pueden hacer que las pruebe sólo por curiosidad. Hay cientos de plantas que pueden causar efectos no deseados en los gatos, pero tranquilos, que hay unas 10.000 especies de plantas, así que sólo hay que elegir la adecuada.

Efectos que puede causar la intoxicación

La gravedad de la intoxicación depende de muchos factores, como la edad, el peso, la parte de la planta a la que se ha expuesto o la rapidez de nuestra respuesta. Este último punto es clave, ya que aunque la mayoría de plantas sólo pueden producirle transtornos más o menos graves (algunas plantas tan sólo producen una irritación), en ocasiones se puede llegar a producir la muerte. Así que siempre, si tenemos dudas de si nuestro gato ha comido una posible planta tóxica es importante consultar al veterinario rápidamente. O si detectamos algún síntoma, es importante tener presentes las plantas que hay a su alrededor por si alguna ha podido afectarle (sacar una foto con el móvil puede ayudar si no tenemos claro la planta que es).

El cuadro de síntomas que pueden causar las plantas es muy amplio, siempre teniendo en cuenta que las características del gato y la cantidad de la planta masticada suponen una diferencia. En general se pueden producir:

  • alteraciones gastrointestinales, como vómito, diarrea…
  • alteraciones cardíacas (taquicardia, arritmia, o incluso llegar a la parada cardíaca…)
  • alteraciones nerviosas como la falta de coordinación o una acusada somnolencia
  • alteraciones respiratorias (algunas plantas pueden producir hinchazón que le provoque dificultad para respirar…)
  • alteraciones cutáneas como irritaciones o fiebre (o por el contrario, hipotermia)

Algunas plantas de exterior que pueden resultar tóxicas

Es posible que tengáis un jardín y hayáis plantado flores o incluso árboles frutales. Entre2ppwup2 estos últimos destacan los manzanos y los melocotoneros. Las frutas no son peligrosas pero sus semillas sí pueden resultar venenosas, al igual que las raíces de las patatas. Producen alteraciones en la respiración o la vista, entre otros. Y en la huerta casera también hay que tener algunos cuidados. Alimentos como los guisantes dulces, los champiñones, las cebollas o los puerros pueden producir alteraciones gastrointestinales (dolor abdominal por ejemplo).

La hiedra es muy común en los jardines, y aunque a nivel general es tóxica hay que tener especial cuidado con sus frutos, que son más dañinos. Transtornos que puede provocar esta planta: dermatitis, erupción, diebre, espasmos… Puede llegar a ser mortal.

Comer algunas hierbas como la manzanilla o la menta pueden producir daño renal, aunque bien utilizadas (infusiones, compresas…) son beneficiosas. De ahí la importancia de 29579kpconsultar siempre con el veterinario nuestras dudas.

Las calas, esas elegantes flores blancas son peligrosas, y pueden llegar a producir la muerte, al igual que el azafrán, el narciso o los geranios. Otras plantas que pueden ser tóxicas son las hortensias, las margaritas o la glicina, aunque no de forma tan grave.

El eucalipto no es una planta habitual en los jardines pero sí en las zonas abiertas que nos rodean. Si nuestro gato tiene la posibilidad de salir a pasear fuera de nuestra casa es importante identificar las plantas que rodean la casa. En este caso puede producirse debilidad y exceso de salivación, además de los frecuentes vómitos y diarrea.

Y también plantas de interior 

Algunas plantas habituales en nuestras casas a los gatos no les resultan tan amistosas. mmzpd3Una de ellas es el Áloe, que aunque a nosotros puede ayudarnos a curar quemaduras, a un gato que la coma puede producirle vómitos, diarrea e incluso depresión.

Una planta que cada año suele aparecer en nuestra casa es la Flor de Pascua. Produce irritación en la piel. Si por casualidad la planta toma contacto con el ojo puede producirle ceguera temporal. Comerla puede producirle vómitos y diarrea, temblores, deshidratación, ampollas… Es una planta muy tóxica y que afecta a muchos órganos y mucosas.

El Tronco del Brasil, Potos, la Costilla de Adán, el Crotón, Hortensias, Areca (Palma de oro, Palma de caña), Geranios… producen 4hwiokdiferentes transtornos gastrointestinales e irritaciones por contacto.

La marihuana también produce efectos en los gatos pero mucho más graves de los que pueda producirnos a nosotros: aumento de la frecuencia cardíaca, vómitos, convulsiones e incluso puede entrar en coma.

Recordad que esta es una pequeña lista de plantas tóxicas, sólo incluye algunas de las más comunes. Antes de incluir una nueva planta en casa es importante conocer bien sus efectos y consultar con vuestro veterinario si es necesario.